Connect with us

Hi, what are you looking for?

Confidencial

Quedan los sindicalistas

Pasan los años, pasan los gobiernos, los radicales y los peronistas, pasan veranos, pasan inviernos, quedan los sindicalistas.


Recordamos la “Salsa Criolla” de Enrique Pinti? si hoy estuviera en la cartelera teatral debería revisar su letra y el cambio no afectaría la rima ni sería falaz dado que, en Argentina, los que se eternizan y quedan son los sindicalistas.

Anquilosados desde hace décadas en sus gremios y con reelecciones a perpetuidad, son muchos los dirigentes sindicales y sus clanes los que han convertido las secretarías generales en monarquías absolutas y a veces hereditarias.

Esto constituye uno de los peores vicios del sindicalismo en nuestro país y sus consecuencias amenazan a toda la sociedad. Veamos algunos casos que van rumbo a la eternidad.

49 años: Armando Cavallieri es amo y señor del Sindicato de Empleados de Comercio, lleva nueve mandatos en cadena y forma parte de esa casta de sindicalistas que se resiste al avance del tiempo. Fue menemista, duhaldista, kirchnerista, macrista y hasta hace poco se consideraba albertista.

36 años :José Luis Lingeri, secretario general del Sindicato Gran Buenos Aires de Trabajadores de Obras Sanitarias, única lista que se presenta en cada elección al frente de ese sindicato, que maneja desde 1986.

Un lugar que no debemos olvidar es el que lideró Ramón Baldassini, de la Federación de Obreros y Empleados de Correos y Telecomunicaciones, que estuvo 54 años al frente de los telepostales.


PERSPECTIVA DE GÉNERO

Otro tema que a pesar de las conquistas no se considera es la igualdad de género, una minoría absoluta está en manos de mujeres al mando de sindicatos, que paradoja no? cuando la incorporación de la perspectiva de género en el contexto sindical se avizora no sólo como deseable, sino como una estrategia indispensable para revitalizar el movimiento obrero.

Estudios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han confirmado que, si bien la participación de mujeres varía de país a país, la presencia femenina en los sindicatos ha aumentado de forma sostenida durante los últimos cuarenta años, pero para avanzar en su transformación, el sindicalismo no puede continuar subsumiendo las experiencias y demandas de las mujeres trabajadoras a la idea de un interés colectivo idealizado y concebido en términos supuestamente neutrales, pero en realidad excluyente al reflejar la experiencia masculina en el trabajo como la norma e invisibilizar las necesidades e intereses de las mujeres.

En Santa Fe en el 2018  María de los Ángeles Griffa, siempre ligada a los bancos y a la militancia sindical, registra un hito en el mundo gremial, tanto en Rosario como en Argentina. No solo por la dificultad del camino transitado para llegar a ser secretaria general de La Bancaria, sino por haber atravesado la barrera y meterse de lleno en un universo que siempre fue liderado por hombres.

María de los Ángeles Griffa.


En declaraciones públicas la sindicalista ha expresado: “Sinceramente es todo un tema ser mujer y ocupar un cargo de estas características. El sindicalismo es un ambiente muy machista y cuesta cambiar eso. De hecho, el número de mujeres dentro de un gremio te va a dar la pauta de que los casos son los menos”.

Otra mujer al mando de un sindicato rosarino es Norma Palomeque, la histórica secretaria general del Sindicato de Peluqueros y Peinadores de Rosario desde hace 24 años y más de 40 en la militancia y participación sindical.

Podemos mencionar el caso del Sindicato de Peajes que desde el año pasado es conducido por Florencia Cañabate, la dirigente que desde hace 14 años trabaja en Peaje y que se opone a las reelecciones indefinidas y dice que la apertura de la CGT a las mujeres “es para la foto”.

En el SUTPA el secretario general y el adjunto no pueden tener más de dos mandatos consecutivos. La dirigente expresó que “eso hace a la democratización sindical. Ese fue el ámbito para que tanto hombres como mujeres podamos hacer ese camino y continuarlo, no seguir con los caciques de siempre y los secretarios generales de siempre”.

María Florencia Cañabate primera mujer en ser Secretaria General del SUTPA (Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines).


NORMATIVA


La ley 23.551 sorprende por la indefinición en la materia: no se especifican términos de mandatos, ni de elecciones o reelecciones. Solo, muy genéricamente, se alude en el artículo 8º que «las asociaciones sindicales garantizarán la efectiva democracia interna», para la cual los estatutos deben garantizar «una fluida comunicación entre los órganos internos y sus afiliados, que los delegados obren con mandato de sus representados y les informen luego de su gestión, la efectiva participación de todos los afiliados garantizando la elección directa de los cuerpos directivos y la representación de las minorías en los cuerpos deliberativos».


PROYECTO DE LEY

En el año 2021, 36 diputados nacionales de la oposición actual, prepararon un proyecto de ley de reforma sindical para transparentar los sindicatos.


Entre sus puntos centrales se destacó, por ejemplo, que las autoridades que terminen el segundo mandato no puedan ser reelectos y no lo podrá suceder ningún familiar, pareja conviviente, hijos o hermanos. Los cónyuges o parientes hasta el cuarto grado de los delegados que ejercen la actividad en esa empresa, sindicato u obra social afín.

Tienen la obligación de presentar las declaraciones juradas hasta el cuarto grado sanguíneo. Asimismo se planteó la efectiva participación de todos los afiliados en la vida de la asociación, mediante la elección directa de los cuerpos directivos con boleta única papel de sus candidatos en los sindicatos locales y seccionales.

El proyecto de ley también expresa incompatibilidades para ser integrantes de la Comisión Directiva de la las asociaciones gremiales. Sostiene expresamente que no pueden serlo los procesados por delitos de corrupción; los condenados por ilícitos realizados mientras ocupaban cargos públicos; las personas que ocupen cargos partidarios o cargos electivos nacionales o provinciales o se desempeñen como funcionarios públicos, perciban sueldos, honorarios, viáticos o comisiones de otra asociación civil donde desempeñen funciones.
 
También establece que “la dirección y administración de la asociación sindical serán ejercidas por un órgano colegiado” y que “las autoridades designadas tendrán mandato hasta por tres años, pudiendo ser reelegidos por otro período igual, por única vez”.

Entre otros, el proyecto de ley fue firmado por los diputados nacionales Luis Pastori, Gonzalo del Cerro, Fabio Quetglas, Sebastián Salvador, Carlos Fernández, Lorena Matzen, Gerardo Cipolini, Diego Mestre, María Luján Rey, Waldo Wolff, Fernando Iglesias y Alberto Asseff. Sin embargo el proyecto, no prosperó.

En Argentina han cambiado los partidos, la dirigencia empresarial, las fuerzas armadas, hasta la Iglesia. Pero los sindicatos siguen en manos de los mismos desde hace en algunos casos más de 40 años. ¿Cómo lo logran? Porque son funcionales al poder. Todos siguen la máxima instalada por Augusto Timoteo Vandor, líder de los metalúrgicos en los 60: “golpear para negociar”. Ese poder enorme siempre ha ido acompañado de escándalos y muchas veces violencia.


CASO SANTA FE
Nuestra Provincia no escapa a esta situación por rango de permanencia, los históricos son:

A NIVEL PAÍS
Años de permanencia en el cargo:


Más Confidencial

El Confidencial Online. Lo que nadie cuenta. Lo que necesitás saber.